23 Festival de Cine Alemán

Tras un 2020 en el que, como muchos otros eventos, se vieron obligados por el COVID a trasladar su actividad por completo al ámbito online, el Festival de Cine Alemán de Madrid, ya en su edición número 23, se volvió a celebrar presencialmente la semana pasada en el cine Palacio de la Prensa, su sede habitual de los últimos años. Lo que debería ser un motivo de alegría no pudo evitar sin embargo dejar también evidencia los efectos de la crisis que la pandemia ha generado, dando lugar a un día menos de certamen y a una programación menos extensa que en años anteriores. La inauguración corrió a cargo del documental The case you, de Alison Kuhn, con un tema tan actual como es el de los abusos machistas dentro del ámbito audiovisual; mientras que el ciclo organizado por el Goethe Institut, titulada “Heimat”, buscaba configurar, a través de tres filmes, un nuevo significado del concepto “patria”. Además de la siempre presente selección de cortometrajes Next Generation Short Tiger, y de una sesión infantil que corrió a cargo de Dear Mr. Führer de Christian Lerch, en esta ocasión nos vamos a centrar en tres trabajos de los cuatro que formaron la sección individual de largometrajes, de la que solo nos faltó visionar la comedia adolescente Freak City, de Andreas Kannengiesser.

Generalmente es con estas obras con las que el Festival nos presenta cada año un panorama de la actualidad cinematográfica alemana. Sin embargo, puede que en esta ocasión tengamos que esperar mejor para ello a las nominaciones y la entrega de los Premios Lola del Cine Alemán, que en 2021 han retrasado su celebración al 1 de Octubre, para hacernos una idea mejor de la situación real de lo que se está realizando ahora mismo en el país germano, ya que en el Festival ha sido difícil atisbarlo con tan escasa representación; además de ser algunos de ellos, como vamos a ver, filmes muy poco atractivos. Comenzamos con Cortex, el debut de la dirección de uno de los actores alemanes actuales más importantes, Moritz Bleibtreu, a quien desde finales del siglo pasado y principios del actual le vimos protagonizar Corre, Lola, corre, El experimento, los primeros trabajos de Fatih Akin, la nominada al Oscar Der Baader Meinhof Komplex, o las estrenadas en nuestro país La cara oculta de la luna y Bye Bye Germany. En su primer trabajo tras las cámaras, vemos el interés de Bleibtreu por un género en el que se ha movido en muchas ocasiones, como es el thriller, para contarnos una historia co-interpretada por él mismo, dando vida a un hombre aquejado de un trastorno en el que la intensidad de sus sueños le impiden descansar por la noche, transitando durante el día entre la realidad y las alucinaciones. En esos sueños, siempre tiene el papel principal el mismo joven, quien casualmente es alguien que tiene, sin saberlo, mucha importancia en su vida. Lo que se plantea en un principio como una obra de corte casi surrealista y onírico (con alguna secuencia incluso lynchiana), basando casi toda su fuerza en el complicado montaje y en un diseño de sonido que cada vez se va más de las manos, acaba derivando en una espiral de delincuencia que mezcla los trabajos más confusos y ruidosos de Christopher Nolan, con los productos de Netflix más pretenciosos, del estilo de la serie británica Behind her eyes. El resultado es un conjunto indescifrable, incapaz de mantener la atención del espectador de otra manera que forzándole a ello de manera molesta y nada orgánica.

Otra ópera prima nos encontramos en Trübe Wolken (Nubes de la vida), de nuevo un acercamiento a la cara menos amable de la adolescencia recreada por Christian Schäfer, que tras algunos cortos y un mediometraje (Dieter not unhappy, cuyo póster aparece en una de las secuencias de clase en el instituto), demuestra un dominio muy profesional tras la cámara. El director crea unas imágenes evocadoras y compone planos elocuentes, en los que los espejos, como habituales símbolos de búsqueda de la identidad, tienen un protagonismo fundamental. Es una lástima que esta destreza no se traduzca al pulso pulso narrativo de una historia entre manida (un joven que intenta descubrirse a sí mismo mientras establece complicadas relaciones con aquellos de le rodean) y desconcertante, que no acaba de centrarse en lo que cuenta, abriendo diversos caminos por los que transita sin un rumbo claro. Schäfer combina una ambientación principalmente turbadora con algunos momentos de humor negro que, más que jugar con los géneros, descentran sin fundamento del relato principal, el cual ya resulta difícil seguir por su desarrollo anodino y por unos personajes cuyas personalidades y motivaciones nunca llegan a quedar claras. En conclusión, una cinta que con un guion más atrayente podría haber cautivado gracias a su lenguaje visual, pero que se queda simplemente en tediosa y olvidable.

Sin duda, la película más estimulante a priori y que se podía esperar con más interés de toda la edición del Festival era Die Frau des Piloten (Copilot), cuya directora, Anne Zohra Berrached, venía de contarnos dos historias muy complejas con gran sensibilidad en sus dos anteriores filmes, Zwei Mutter y 24 Wochen (que obtuvo el Premio Lola en plata a mejor película el mismo año en el que triunfó Toni Erdmann, de Maren Ade). En esta ocasión, Berrached deja de lado su tema principal hasta el momento, el de la maternidad, para centrarse de lleno en otro aspecto de su cine que también había explorado ya: el de las relaciones de pareja. Asli es una estudiante de biología turca que se enamora y se casa con un libanés que aspira a ser piloto, el cual irá volviéndose cada vez más radical con respecto a sus creencias. Contada en cinco partes, en las que se juega de manera muy eficaz con el fuera de campo, la realizadora vuelve a dejar en evidencia su habilidad para tratar temas espinosos y polémicos sin juzgar a los personajes, a los que se acerca desde la naturalidad y el afecto. Con un potente trasfondo social que nunca deja de resaltar hasta que se vuelve protagonista, la historia de amor podría recordar a la francesa The end of love, de Keren Ben Rafael, en su opresiva manera de radiografiar el progresivo hundimiento de un matrimonio imposible de sostener. A que todo el conjunto funcione tan correcta y coherentemente como lo hace también influye la estupenda interpretación de Canan Kir, actriz de aúna la fuerza y dulzura necesarias para que Aslin sea creíble y empática, y a la que esperamos ver en mucho más trabajos a partir de ahora. Copilot ofrece no solo un potente relato coherente con su trabajo tras la cámara, sino también un nuevo punto de vista de un conflicto conocido y latente, que, como es habitual en el cine de la directora, no deja indiferente y crea un debate necesario.

22 Festival de Cine Alemán (IV)

EYJ3wkkWAAAwqm-

Artículo de Luis Suñer y Sofia Pérez Delgado

En esta última entrada del 22 Festival de Cine Alemán nos vamos a centrar en algunos de los claros intereses de esta edición ya finalizada: como ya hemos dicho en varias ocasiones, se ha puesto el foco en las directoras, pero también en obras noveles y en documentales. Schlingensief, una voz rompiendo el silencio aúna estos tres aspectos, aunque su creadora, Bettina Böhler, que se estrena como directora de largometrajes, es una de las figuras más importantes del cine alemán en el terreno del montaje desde los años 80. Böhler se ha encargado en este apartado de casi la filmografía entera de Christian Petzold y de otras personalidades de la Escuela de Berlin (Angela Schanelec, Valeska Grisebach, Thomas Arslan…), así como en trabajos de algunas de sus compatriotas de distintas generaciones como Margarethe von Trotta, Nicolette Krebitz o Helene Hegemann, e incluso del propio protagonista del filme que nos ocupa: el poco conocido fuera de sus fronteras Christoph Schlingensief, de quien ya se pudo ver hace dos años en el Festival dentro del ciclo ANGST La masacre alemana de la motosierra (1992), y a quien se le dedica una de las sesiones del taller “Rebeldes y olvidados del cine alemán” del que os hablamos en nuestro primer artículo, que fue un provocador artista multifacético, director cinematográfico y teatral, y performer artístico, cuyo trabajo estuvo fuertemente ligado a su activismo político (llegó a fundar su propio partido, Chance 2000) e influenciado por su educación religiosa. Seguir leyendo “22 Festival de Cine Alemán (IV)”

22 Festival de cine alemán (III)

EYRyY8YXgAE6VWi

Ya indicábamos en la entrada anterior que esta edición del Festival de Cine Alemán está muy centrada en el cine realizado por mujeres. Otro ejemplo de ello es Gut gegen Nordwind (El espacio entre la lineas), de Vanessa Jopp, realizadora de películas que habitualmente versan en torno a las relaciones personales, las cuales cada vez han ido tomando más cariz de comedia ligera. Por suerte, en el filme al que nos referimos, al igual que en sus primero trabajos,  se centra más en el romance, concretamente el que surge entre dos desconocidos que comienzan a escribirse correos electrónicos por casualidad y que poco a poco irán experimentando sentimientos más profundos. Seguir leyendo “22 Festival de cine alemán (III)”

22 Festival de Cine Alemán (II)

EZXg1bbXkAEPuLE

Artículo de Luis Suñer y Sofia Pérez Delgado

La 22 edición del Festival de Cine Alemán ha centrado gran parte de su programación en obras realizadas por mujeres, algo muy consecuente teniendo en cuenta la importancia de las realizadoras en el panorama germano actual, las cuales llevan años recibiendo reconocimientos y ganándose el favor de crítica y público. Uno de estos filmes que se puede ver en el festival es Im feuer (En el fuego), de la directora de origen griego Daphne Charizani, reconocida por su trabajo como guionista, tanto en su ópera prima, Madrid (2002), como en sus colaboraciones con los dos largometrajes de Ina Weisse, Der Architeckt (2008) y La audición (2019), esta última estrenada en España a finales del pasado año. Su segundo trabajo en la dirección, y de nuevo escrito por ella, fue presentado en la sección Perspektive deutsches Kino en la última edición de la Berlinale. Seguir leyendo “22 Festival de Cine Alemán (II)”

22 Festival de Cine Alemán (I)

94960289_3138716429482852_4023922475568988160_nVeintidós años nada menos lleva celebrándose el Festival de Cine Alemán con sede hasta ahora en Madrid (y con una incursión en algunas de sus últimas ediciones en Barcelona), y que esta vez se proyecta a todo el país por primera vez online en Filmin. Efectivamente, ni siquiera la crisis del COVID ha impedido que se celebre, aunque en circunstancias diferentes, uno de los eventos audiovisuales más consolidados de la capital, que durante estos días y hasta el 11 de Junio podremos disfrutar desde nuestras casas. Una edición especial que, además de los largometrajes de ficción, pone un especial interés en el documental (tres nos encontramos dentro de la programación), y una ampliación de la oferta del cine infantil (se proyectan dos filmes en lugar de uno, como es habitual), así como el ya clásico programa de cortometrajes Next Generation Short Tiger; y además se incluye, como novedad, un taller online impartido por Javier H. Estrada, titulado “Rebeldes y olvidados del cine alemán”, sobre cuatro autores de distintas épocas cuyo cine, poco conocido, es de lo más arriesgado y estimulante. Seguir leyendo “22 Festival de Cine Alemán (I)”

Deutscher Filmpreis 2020: El cine debe vivir

EWZ5iROWkAMwtk7

Como dijimos en nuestra anterior entrada sobre las nominaciones de la 70ª edición de los Premios Lola del Cine Alemán, la habitual gala de entrega de galardones tuvo que verse modificada devido al COVID-19, dejando solo y al frente de la ceremonia a su presentador, el actor Erin Hasanovic, cuyo carisma y saber hacer le convierte en el conductor ideal para este tipo de eventos (como ya había demostrado hace 2 años). Sin embargo, Hasanovic finalmente no fue el único en pisar el escenario del estudio donde tuvo lugar la velada, ya que le fueron acompañando diversas personalidades del mundo del cine germano; eso sí, guardando siempre una distancia de seguridad. Aún así, los nominados sí que estuvieron pendientes desde sus casas por saber si finalmente era ellos los agraciados. Seguir leyendo “Deutscher Filmpreis 2020: El cine debe vivir”

Nominaciones Premios del Cine Alemán 2020

1539073412816
Berlin Alexanderplatz (Burhan Qurbani, 2020)

Como todas las citas cinematográficas mundiales actuales, también las entregas de premios han debido adaptarse a la circunstancias que nos está dejando la pandemia del COVID-19. Es por ello que los 70s Premios Lola del Cine Alemán sí que se celebrará el próximo viernes 24 de Abril, pero de una manera excepcional: por primera vez se retransmitirá la entrega en directo (ya que su emisión televisiva suele ser en diferido) y con los protagonistas recibiendo el galardón desde sus casas. Habrá que esperar a ver cómo sale el experimento, pero es de celebrar siempre que cualquier evento no opte por la cancelación. Parte como favorita de la edición con 11 nominaciones Berlin Alexanderplatz, de Burhan Qurbani, director que ganó renombre con su anterior Somos jóvenes, somos fuertes (2014, que actualmente se puede ver en Netflix), y que 6 años después se atreve a enfrentarse y a adaptar a la época actual una obra capital de la cultura germana como es la novela homónima de Alfred Döblin sobre un exconvicto y sus dificultades para adaptarse a la sociedad a principios del siglo XX, que además se expone a comparaciones con la versión televisiva que realizó en 1980 Rainer Werner Fassbinder. Seguir leyendo “Nominaciones Premios del Cine Alemán 2020”

XXI Festival de Cine Alemán de Madrid (III)

43529_43_Das_schoenste_Paar_c_One_Two_Films_2

“Una de las películas más arriesgadas del 19º Festival de Cine Alemán de Madrid fue El éxtasis (2016), que se enfrentaba a cuestiones religiosas y sexuales desde un agradecido atrevimiento. Dos años después, el director Sven Taddicken vuelve a contarnos una historia de amor disfuncional en La pareja perfecta, la cual se convertía en uno de los platos fuertes de la última edición del Festival. Y aunque su aproximación a los problemas de un matrimonio que trata de volver a la normalidad después de haber sufrido un asalto en el que que ella ha sido agedida sexualmente sea más convencional que su anterior filme, se sigue apreciando en la cinta su falta de indulgencia con respecto a las cuestiones espinosas que aborda…” Seguir leyendo “XXI Festival de Cine Alemán de Madrid (III)”

XXI Festival de Cine Alemán de Madrid (II)

der-lange-sommer-der-theorie_von-irene-von-alberti_mit-katja-weilandt-martina-schone-radunski-julia-zange_-filmgalerie-451

“Otro clásico dentro del Festival de Cine Alemán de Madrid son sus ciclos temáticos, que en la finalizada edición que estamos comentando, titulado Artificios, y organizado por el Goethe Institut, realiza un acercamiento hacia el acto de creación cinematográfica concretamente, y artística en general, y sus engranajes, creando estimulantes ejercicios metalingüisticos que ponen a prueba al espectador acostumbrado a un tipo de ficción clásica. Dentro de este ciclo, una de las cintas más esperadas era Largo verano de la teoría, de Irene von Alberti. Tres jóvenes, una directora, otra fotógrafa y la tercera actriz, intentan sobrevivir como pueden durante el verano en una Berlín en proceso de remodelación, más al recibir la noticia que que van a ser desahuciadas de la casa que ocupan y en la que acogen asiduamente a diferentes artistas…” Seguir leyendo “XXI Festival de Cine Alemán de Madrid (II)”

XXI Festival de Cine Alemán de Madrid (I)

gundermann

“Una vez más, ha dado comienzo el Festival de Cine Alemán de Madrid, que nos ofrece un nuevo ejemplo del panorama cinematográfico teutón del último año, cumpliendo ya su 21ª edición, e inaugurado por el último trabajo de un director, Andreas Dresen, al que ya se le dedicó una restrospectiva en 2012, en la que presentó además el que entonces era su último trabajo, Stopped on track (2011). Siete años después, tras las más académicas Mientras soñábamos (2015) y Timm Thaler o el niño que vendió su risa (2017), el director vuelve a un estilo más realista, por el que es mejor conocido, en Gundermann, reciente triundadora de los Premios Lola (seis galardones), biopic del músico Gehrard “Gundi” Gundermann, que tuvo una carrera de éxito en la RDA y en los años 90 tras la caída del Muro de Berlín. No es de extrañar que Dresen se interesara por retratar la historia del autor de canciones como “Gras”, “Linda” o “Ich mache meinen Frieden”, en primer lugar porque la música (su presencia o su ausencia) es siempre un elemento importante en su obra, y también porque el carácter de Gundermann de artista atípico, nada estereotipado, más como una persona normal, de a pie, que fue precisamente lo que generó su éxito entre las clases trabajadoras, se corresponde con el tipo de personajes que le gustan al director…” Seguir leyendo “XXI Festival de Cine Alemán de Madrid (I)”